viernes, 29 de noviembre de 2013

Pollito de Mirlo 2013

Este año vinieron pocos pollitos de mirlo al Jardín de Elisa, pero este disfrutó de lo lindo de él.

video
video

El cuenco más profundo fue el que le sirvió para darse un buen baño.
Observado de cerca por los gorriones, que parecían esperar su turno para refrescarse, no le impidió a este lindo pajarito tomárselo con calma.

El baño lo repitió un par de veces más, y a continuación se secó al borde de su improvisada piscina.


jueves, 21 de noviembre de 2013

Pollito de curruca 3

El pollito de curruca parece encontrarse cómodo y seguro, al pie del molino.


Pronto aparece su padre, que no duda en seguir alimentándolo con un trocito de magdalena.


Le hace compañía durante un buen rato, y parece estar dándole instrucciones de cual va a ser el siguiente paso a seguir.


A continuación se ve que el pollito buscará un mejor lugar en donde resguardarse.

video
video
video

Pollito de curruca 2

Una vez se alimentó, me mira intrigado y tranquilo, no importándole mi cercanía.


Es más, hasta se echa una siesta.


Una vez despierta, empieza su osada andadura por el jardín.

Como no vuela, y anda a saltitos, una vez consiguió bajar de la piedra donde lo había colocado, se sube a esta otra, más de acuerdo con su tamaño.

video
video

Pollito de curruca 1

Primavera tardía la de este año, comenzando ésta a principios de verano, de la que hago mención en este otoño, cercano ya el invierno.

video

Un pollito de curruca se coló en el jardín de elisa por el canalón pegado a la casa. Al no saber salir de él y debido a la altura, tuve que cogerlo y llevarlo a un lugar seguro, donde sus padres pudieran verlo. 

video

Parecía un pompón de lana con sonido, ya que no paraba de piar.

Su padre lo estaba esperando, y nada más lo puse en el jardín no tardó ni un segundo en ir junto a él.


Le puse unas migas de magdalena, (proteínas puras, aunque no naturales), y rápidamente le dio de comer.


Me llamó mucho la atención que su padre cogiera ese alimento, ya que las currucas aunque vienen al jardín habitualmente, no comen nunca de lo que yo les echo al resto de los pájaros.


Para mi fue una gran curiosidad el ver como el instinto de supervivencia surge en el momento más indicado.