martes, 24 de abril de 2012

El gavilán

Para terminar con la visita del gavilán a su paso por el jardín de elisa, he conseguido subir tres vídeos, donde se puede ver a éste en plena faena.

video
video
video

sábado, 21 de abril de 2012

Una visita inesperada 2

El Gavilán, mira atento mis mínimos movimientos, estoy muy cerca y aunque no parece asustado, se detiene vigilante.


No por eso vuelve inmediatamente a su tarea, que es comerse ese suculento pajarito.


Nunca pensé que un gorrión diera para tanto, pero le llevó devorarlo tres cuartos de hora.

Aunque a mi no me resulta muy agradable, y la verdad que mientras estaba con la cámara, no veía con tan detalle lo que luego sale en la foto. Pero yo creo que lo que tiene en la boca es la patita.

Aquí me ha puesto cara de "fiera", menos mal que tengo delante la cristalera, porque la verdad es que impone su mirada.

Bueno, esto es lo que ha quedado del pajarito, solo plumas, no me imaginé, que tuviera tantas .

miércoles, 18 de abril de 2012

Una visita inesperada

La sorpresa que me llevé ayer fue enorme, aunque al principio no muy agradable.

Esta ave de rapiña, que vino al jardín de elisa de caza, no demostró ante mi presencia ni el más mínimo miedo.


Creo que me observaba a través del cristal al principio, pero fueron unos segundos, ya que le privaba más el festín que se estaba dando, que el que yo le hiciese fotos a menos de tres metros.



Más tarde pude comprobar por un amigo, que lo que le servía de comida era un gorrión.


Este ejemplar tan bonito, es un Gavilán macho.



El porqué bajó al jardín y sobre todo saber como vino a parar a él, es una incógnita, aunque espero que haya sido una casualidad.


video

lunes, 9 de abril de 2012

comedero nuevo2

El comedero sigue siendo un éxito y los carboneros están encantados con él.

Les permite coger el grano sin que les estorben el resto de los pájaros, ya que al estar tan cerca de la ventana, sólo ellos tienen el descaro de ir a él.


Bueno, tengo que decir, que una tórtola hizo la tentativa, pero al verme detrás del cristal, no paró mucho.


En cambio mis pequeños amigos, hacen gala de la fama de osadía y descaro que les precede.


No se limitan sólo a coger la pipa, sino que se la comen en él tan tranquilamente.