miércoles, 18 de abril de 2012

Una visita inesperada

La sorpresa que me llevé ayer fue enorme, aunque al principio no muy agradable.

Esta ave de rapiña, que vino al jardín de elisa de caza, no demostró ante mi presencia ni el más mínimo miedo.


Creo que me observaba a través del cristal al principio, pero fueron unos segundos, ya que le privaba más el festín que se estaba dando, que el que yo le hiciese fotos a menos de tres metros.



Más tarde pude comprobar por un amigo, que lo que le servía de comida era un gorrión.


Este ejemplar tan bonito, es un Gavilán macho.



El porqué bajó al jardín y sobre todo saber como vino a parar a él, es una incógnita, aunque espero que haya sido una casualidad.


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario